Diario 1588

Aquí comienza la historia

Nacionales

Terminar prematuramente la Presidencia

Martes, 13 febrero 2018

The Wall Street Journal

Terminar prematuramente la Presidencia

“Los peronistas esperan terminar prematuramente la presidencia de Macri; bien podrían lograrlo”. La combinación explosiva de inflación alta y presiones sindicales —donde se concentra la fuerza electoral de la ex presidenta Cristina Kirchner— como el próximo paro, puede impedir que PRO sobreviva en la Casa Rosada y reforzar el mito que sólo los peronistas terminan sus mandatos. The Wall Street Journal (WSJ) ofreció un análisis de tensión política entre el peronismo, incluido el kirchnerismo, y el gobierno, a la luz de coyuntura económica del país: “Macri ha prometido recortar el gasto público. Pero sin mayorías en el Congreso, ha encarado un enfoque gradualista. Imagina que lo hace en nombre de la prudencia, pero en realidad está jugando con fuego”. La conclusión del análisis de la columnista Mary Anastasia O’Grady presenta el artículo: “La inflación acecha a Macri en Argentina. Los peronistas esperan terminar su presidencia prematuramente. Bien podrían lograrlo”.
Expectativas inflacionarias

WSJ analizó la situación económica a la luz del próximo paro del sindicalismo porque “alimenta expectativas inflacionarias”. Si bien el “gran examen” será la negociación de aumentos salariales a los docentes, en marzo, el próximo paro nacional es un anticipo de ese momento decisivo. “Los militantes sindicalistas —los votantes más importantes de Cristina— han organizado una movilización en todo el país para fines de febrero. Esperan paralizar el país, hacer que los salarios equiparen la inflación actual, sofocar los planes políticos de Macri y agregar su nombre a la lista peronista de presidentes de mandato interrumpido”. O’Grady traza una breve historia de la inestabilidad política en Casa Rosada: el último presidente no-peronista que terminó su mandato fue Marcelo T. de Alvear en 1928; dos años después comenzó el ciclo de golpes de Estado militares, con la destitución de Hipólito Yrigoyen. Y si bien no hubo más irrupciones armadas luego del golpe de 1976 y la democracia se restableció en 1983, “las crisis económicas forzaron las renuncias tempranas de los únicos dos presidentes no-peronistas elegidos” desde entonces.

Compartir