Diario 1588

Aquí comienza la historia

Internacionales

Quien quita trabajo comete pecado gravísimo

Jueves, 16 marzo 2017

El pontífice habló sobre la problemática del desempleo y criticó a quienes “por maniobras económicas” o en nombre de “negociaciones” poco claras les quitan el empleo y la dignidad a las personas. También pidió a “los dirigentes” hacerse cargo de su “responsabilidad” para garantizar que “cada hombre y cada mujer pueda trabajar”. El sumo pontífice se acercó a saludar a los trabajadores afectados por la reestructuración de una cadena televisiva italiana, y recordó que quien quita el trabajo a los hombres “comete un pecado gravísimo”. Francisco se refirió a esta problemática, en el marco de la audiencia general que se lleva a cabo cada miércoles en la Plaza San Pedro. En sus declaraciones, denunció la actitud de quien “por maniobras económicas” o en nombre de “negociaciones” poco claras les quita el trabajo y la dignidad a las personas. “El trabajo nos da dignidad y los responsables de los pueblos, los dirigentes, tienen la obligación de hacer de todo para que cada hombre y cada mujer pueda trabajar y así tener la frente alta, mirar en la cara a los demás con dignidad”, sentenció.

Compartir