Diario 1588

Aquí comienza la historia

Politica

“Alineados” con Nación, solo hasta donde conviene

Lunes, 05 febrero 2018

Lo primero es la familia

“Alineados” con Nación, solo hasta donde conviene

Hace una semana el presidente Macri sorprendió, a propios y extraños, por el “decretazo” que pondría en la vereda a todos los “parientes” de sus funcionarios de primera línea. Hermanos, tíos, padres, primos, esposas, amantes y familiares de primera mano, se verán obligados a dejar el calor oficial –como máximo el 28 de febrero- del Gobierno Nacional, donde aún engrosan sueldos promedios de 100 a 150 mil pesos o más. Alrededor de medio millar de cargos políticos tendrán que limpiarse del Gobierno de Cambiemos. Algo tomado como ridículo por el arco opositor que considera una “tomada de pelo” o un “disparate”, este pretendido ajuste, teniendo en cuenta que es solo la mitad de los cargos “creados” para complacer políticamente, está visto, a sus propios parientes.
En su ambientación a la correntina, en esto de andar vociferando en la campaña de una supuesta alineación “Nación – Provincia – Municipio”; por ahora solo trajo ajustes económicos en los recursos federales que no son coparticipados como se debería a Corrientes y tarifazos nacionales que tienen su chicotazo en los bolsillos correntinos, como el 30%, 50% y hasta el 150% de aumento en las facturas de luz. Se sabe de boletas que se abonaban $1.000 (mil pesos) y que ahora “vinieron” ajustadas en $2.500 (dos mil quinientos pesos) cada una.
Por eso sería bueno, de acuerdo a preocupados lectores de Diario 1588 que plantearon la cuestión, saber qué va a hacer la Provincia y el Municipio, con la decisión política de decirle “no a los familiares” directos, empleados en la administración tanto estatal como comunal. En todos los ámbitos de estas administraciones públicas, solo falta posar un dedo para que salte la “pus” de excesos de este tipo. Desde la “mamá de”, pasando por el padre, hijo, hermano, tío y pariente de todo tipo, con un solo apellido, con dos, de pura cepa, casto, ordinario u plebeyo, cuando volvió la democracia en 1983 la administración pública se llenó de familiares de todo tipo y la vergüenza no se detiene.
Recientemente estas páginas dieron cuenta de los familiares del intendente de la ciudad, de los hermanos de su vocero preferido y así la lista es larga. Porque en el Ejecutivo y, ni hablar del Legislativo, nadie puede tirar ninguna piedra en este sentido.
En lo estrictamente reglamentario, desde el año 1999 que anda dando vueltas por los escritorios y nadie la cumple –ni siquiera la leen-, la Ley N°4.067 que debería regir la carrera administrativa de todo empleado público. Debería porque no se la tiene en cuenta, a la hora de “premiar” al buen empleado que pueda hacer una buena carrera laboral y así alcanzar los puestos más jerárquicos y, por ende, una mejor compensación salarial. Mucho menos desde que hace más de una década y media, esta administración radical le fue buscando la vuelta y empezó a crear “cosas” raras, como los famosos consejeros, factureros y los mal llamados proveedores del estado, que fueron tercerizando situaciones que bien podían haberse cubierto con los propios empleados públicos.
Así desaparecieron los ordenanzas, los lavanderos, el personal de servicio, los cocineros, etcétera, para poner en su lugar –por ejemplo- a la multimillonaria Shonko que se lleva montañas de dinero público todos los meses, a cambio de tareas sencillas que bien las podría hacer un buen empleado, como barrer, cocinar, limpiar los pisos, las escuelas, la ropa de cama de hospitales, entre otras cuestiones.

NO A LOS FAMILIARES

Pero volviendo al principio. Macri le dijo “No” a los familiares de sus ministros. Es imposible imaginar que Gustavo Valdés le diga “No” a los familiares de quienes integran su gabinete, caso contrario se terminarían los López, los que brillan poco, los Torres, entre otros. Mucho menos que Tassano se anime a limpiar su apellido de la lista municipal, como los Calvano y tantos otros. Para esto a la hora de hablar del alineamiento “Nación – Provincia – Municipio”, es preferible mirar para otro lado.

Por MJA

Compartir