DestacadasPolitica

Protección del poder político: la corrupción que la justicia duerme

Desde el advenimiento de la democracia allá por 1983, fue el único funcionario a quien el propio Tribunal de Cuentas de la Provincia, denunció. No había manera de tapar el alto grado del desfalco. A Salvador González Nadal se lo acusó y procesó en 2008 por “peculado y fraude en perjuicio de la administración pública”. Todo cuando se desempeñaba en la Secretaría de Desarrollo Social de la Provincia. La imputación se sustentó por licitaciones armadas con participación de firmas inexistentes, la falta de entrega de módulos alimentarios destinados a personas de escasos recursos, rendiciones truchas, firmas apócrifas, facturaciones anormales y falsificación de documentos públicos. Una ensalada de corrupción, donde se hallaba cualquier clase de verdura. La causa que involucra, nada menos que, al actual director del Hospital Escuela, no se mueve desde hace 10 años. El expediente duerme en el Tribunal Oral N°1 por orden del poder político. La idea es que la causa prescriba, como otras tantas que involucraban a funcionarios públicos de las últimas dos décadas.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close