DestacadasSociedad

Calentura de la gente con 40° y sin colectivos: no cobraron septiembre

No circulan los colectivos de Ersa: los choferes hacen retención de servicio por falta de pago de sueldos de septiembre. Los conductores de esta empresa -como todos los meses- aun no cobran los haberes de septiembre y piden que les regularicen la situación. “Hicimos todo lo posible para no llegar a esto, pero tenemos familia, necesitamos comer y pagar nuestras cuentas”, explicó uno de los referentes de los choferes. Una desagradable sorpresa se llevaron los usuarios de colectivo esta mañana de viernes, ya que los primeros servicios de la empresa ERSA, mayoritaria en la ciudad, no salieron a hacer sus recorridos.
La razón: los choferes decidieron hacer asamblea y retención de servicio mientras dure la misma, debido a que la empresa les adeuda los sueldos de septiembre, con octubre avanzado ya a su día 23. “Hicimos todo lo posible para no llegar a esto, pero tenemos familia atrás nuestro y queremos lo que nos corresponde por derecho. Necesitamos comer y pagar nuestras cuentas”, dijo Mariano Zacarías, uno de los referentes de los choferes.
“Lamentablemente hoy tenemos que autoconvocarnos de nuevo, trabajador con trabajador, espalda con espalda, porque el sindicato no nos respondió. La conducción provincial y también nacional, hoy no nos representa. Esto viene desde hace muchísimo tiempo”.
“Hicimos una asamblea en el puerto, porque nos adeudan nuestros haberes. Fuimos al sindicato y no nos dieron solución. La conciliación obligatoria que se dictó ayer es por una paritaria nacional. Nosotros estamos nucleados por dos cámaras empresariales: AMBA y FATAP. Sabemos que AMBA ya acordó un básico con un 30% de aumento, retroactivo desde diciembre a la fecha de 20 mil pesos. Los de Buenos Aires ya cobraron su sueldo y 10 mil pesos y nosotros no podemos cobrar todavía el sueldo”, detalló Zacarías. “Somos trabajadores esenciales, estamos viviendo la pandemia como todos y no tenemos ningún tipo de reconocimiento ni bonificación. Le ponemos el pecho a las balas pese a todo y así nos pagan”, agregó.
“Esto no es un paro. No nos negamos a trabajar, pero no gratis. Tenemos familias que mantener. Nos pagan lo que nos adeudan y salimos a trabajar”, cerró.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close