DestacadasPoliticaSociedad

Beneficiado por el Estado: prófugo de la justicia cobró sueldos sin laburar

El caso de Darío Aguirre, quien estuvo prófugo un año y tres meses, acusado de abuso sexual a su hijastra de 3 años, que se encuentra internado con coronavirus, desnudó severas falencias del sistema judicial, la policía y la propia administración pública. Aguirre, no solo estaba activo como personal de Salud, sino que percibía mensualmente su sueldo, el que extraía a través de los cajeros automáticos. Para que esto ocurra, debía asistir a su lugar trabajo, y certificar su presencia. Algo imposible, porque se encontraba evadido. No cumplía con su obligación laboral. Nunca fue intimado por el Departamento de Personal. Por el tiempo de ausencia, debió ser cesanteado. No hay dudas que tuvo cierta complacencia o, lo que es peor, protección. Hay sospechas, de por qué no fue hallado si buscaba periódicamente sus salarios. Pudo haber extraído el dinero desde cualquier punto del país, pero sorprende que su cuenta no haya sido bloqueada. Tampoco que no fuera capturado cada vez que cobraba, por los registros de extracción en la zona. El Estado terminó ayudando a Aguirre a sobrevivir como un prófugo hasta que se enfermó de COVID-19. Ahora el IOSCOR, como afiliado, le cubre su tratamiento.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close