DestacadasSociedad

Mujeres ejemplares asisten al Hogar de Adolescentes con Covid

Quiénes son las voluntarias que se recuperaron del coronavirus y ayudan en un hogar de Corrientes. Se recuperaron tras sufrir coronavirus y gracias a los anticuerpos que generaron se animaron a brindar asistencia en el hogar cuyo personal debió ser aislado por un brote.
Un grupo de mujeres que se recuperaron del coronavirus iniciaron tareas como voluntarias en un hogar de adolescentes de Corrientes donde se detectó un brote con más de 20 casos, informaron las autoridades de Desarrollo Social Provincial.
Se trata de tres mujeres cuyos contactos fueron proporcionados por el Comité de Crisis de Corrientes a las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social, luego que todo el personal del hogar de adolescentes María Nazareth debiera ser aislado el fin de semana por un brote de coronavirus.
Son 24 agentes que cumplen funciones en el hogar de la capital, donde se ofrece contención a 24 adolescentes desde 14 años, tres de las cuales viven allí con sus hijos.
Por los diagnósticos positivos de coronavirus detectados el viernes en la directora y dos orientadores, debieron aislar al resto del personal, en tanto que de las más de 15 internas contagiadas, una debió ser internada en el hospital de campaña, donde fue trasladada junto a su hijo de cuatro años. Ayer fue dada de alta,
“De inmediato decidimos contratar personal de enfermería, pero recibimos muchas negativas, por lo cual se nos ocurrió recurrir a personas recuperadas y con anticuerpos, de modo que no puedan contagiar ni contagiarse”, dijo a Telam el responsable de los Centros de Desarrollo Integral de la Provincia, Manuel Santamaría.
Las voluntarias que se recuperaron y trabajan en el hogar son Laura Alejandra Moro, Soledad Olmedo y Silvana González.
“Son voluntarias que aceptaron cumplir esas tareas, destinadas principalmente a brindar atención en lo que se refiere a alimentos y asistencia en general”, indicó.
Las voluntarias comenzaron a trabajar el lunes último, a la par de un grupo de enfermeras de diversas instituciones, que deben monitorear la situación de las personas que aún atraviesan la enfermedad en el hogar.
“Es una institución de puertas abiertas, en el que las internas pueden cumplir actividades recreativas, educativas y deportivas afuera, y es un contexto en el que se atiende a personas que en muchos casos tiene problemas de conducta por lo que el aporte de las voluntarias es valioso desde lo humano”, sostuvo Santamaría.
La subsecretaria de Desarrollo Humano e Igualdad de Corrientes, Andrea Giotta, indicó que se trata de “una manera de devolver la parte humanitaria a nuestra sociedad, con chicos que no tienen otra contención más que la del hogar y con la voluntad de dar una mano en la línea de fuego”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close