NacionalesPoliciales

El maquinista anuló los frenos en la tragedia de Once

A ocho años del hecho, el maquinista de la Tragedia de Once confesó que había anulado los frenos del tren. Marcos Córdoba aceptó su responsabilidad en el accidente ferroviario que provocó la muerte de 52 personas en una entrevista con una psicóloga en el marco de un pedido de libertad condicional.
Marcos Córdoba, el conductor de la máquina del Ferrocarril Sarmiento que el 22 de febrero de 2012 chocó contra el andén de la estación de Once y causó una tragedia, confesó que había anulado el sistema de frenos antes del impacto.
“Tengo responsabilidad, anulé el dispositivo, pero no lo hice a propósito, nunca imaginé que algo así podía ocurrir”, aseguró Córdoba en diálogo con la psicóloga María Dolores Carbia y la trabajadora social Silvina Blanco en un encuentro virtual realizado por zoom.
La entrevista fue solicitada por la Fiscalía de Ejecución, a cargo de Guillermina García Padín, y ordenada por el juez de Ejecución Penal Jorge Luciano Gorini como respuesta a un pedido de la abogada Valeria Corbacho para que se le conceda a Córdoba la libertad condicional.
El maquinista es uno de los condenados por la tragedia. La Cámara de Casación le fijó una pena de tres años y tres meses de prisión de cumplimiento efectivo.
Córdoba está preso en Marcos Paz, fue detenido junto a los otros imputados en el caso que deben cumplir prisión efectiva desde octubre de 2018, luego que la Casación rechazara el recurso extraordinario presentado para apelar la condena ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ante ese rechazo comenzó a ejecutarse la condena de los imputados y presentaron un recurso de queja ante la Corte.
La pena de Córdoba vence el 31 de diciembre de 2021. A partir del 30 de noviembre de este año, podría acceder a la libertad condicional y en virtud de eso su abogada hizo la petición que derivó en una confesión determinante para la investigación, que lo ubica como uno de los principales responsables de la tragedia ferroviaria más importante de la historia argentina.
Su confesión tiene un valor trascendental para terminar de descifrar cuáles fueron las causas del accidente que enlutó a la Argentina independientemente de las consecuencias jurídicas que provoque en un proceso penal que se encuentra finalizado y con sus condenados cumpliendo penas que fueron confirmadas por la Cámara de Casación.
“Soy responsable de haber anulado el dispositivo del hombre muerto”, reiteró el motorman en otro tramo de la entrevista. Al ser consultado por los motivos que lo llevaron a tomar esa determinación, contestó: “Es una costumbre, me enseñaron así en la práctica”. Luego, explicó: “La mayoría lo hace por momentos para descansar la mano”.
Las especialistas que entrevistaron a Córdoba concluyeron que el maquinista estaba lúcido y orientado en tiempo y espacio en el momento que reconoció que había desactivado el dispositivo de los frenos. “Presentó juicio conservado, con contenido de pensamiento coherente, sin evidencias de distorsiones cognitivas, alucinaciones o producción delirante”, especificaron en el informe.
“Sus funciones intelectivas básicas (atención, concentración y memoria) no presentaron particularidades. Durante la entrevista se mostró respetuoso y colaborador”, agregaron.
“Respecto de los hechos por los que resultara condenado, se responsabiliza por acciones que considera erradas en el desempeño de funciones negando intencionalidad explícita de cometer un delito, apelando a cierta minimización de los resultados posibles de esa maniobra que consideró naturalizada. Su implicancia subjetivamente en los hechos, de los que se siente en parte responsable, con visible monto de angustia en su relato, lo que denota resonancia afectiva. Manifiesta ideas de culpa y reparación mostrando capacidad empática para quienes resultaron víctimas y sus familias”, detallaron las profesionales.
“Esto confirma lo que yo dije durante mucho tiempo. Si el dispositivo del que él habla, que son nada más ni nada menos que los frenos, no se hubiera anulado, el tren no se hubiera estrellado contra el andén. Lo hizo para descansar la mano, según luego termina confesando”, explicó esta mañana Gregorio Dalbón, uno de los abogados que participó del caso.
La cuestión de los frenos había sido eje de polémica en el juicio oral. Pero no fue la única cuestión que había sembrado dudas sobre el accionar del conductor del tren. El test que le realizaron al motorman varias horas después del accidente arrojó un valor de 0,13% de alcohol en sangre, algo que confirma que había consumido alcohol, inadmisible para un chofer profesional de un servicio público de transporte de pasajeros.
Esta mañana, luego que trascendieran las declaraciones del motorman, el ex secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, aseguró que “la causa de Once fue la primera causa del Lawfare, montada sobre un hecho muy trágico”.
El funcionario, que cumple una condena de cinco años y seis meses por estrago culposo y fraude a la administración pública, aseguró en una entrevista radial que durante el juicio “siete peritos dijeron que los frenos funcionaban, pero el juez (Bonadio) consideró que había que poner la voz de uno solo de los peritos”.
Y agregó: “Ese juicio tenía una condena antes de empezar, a nosotros nos habían condenado antes de sentarnos ahí, y generaron la campaña de ‘La corrupción mata’”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close