DestacadasPoliciales

Caso Schaerer: esperan la extradición del Ruso Lohrmann

A 17 años del secuestro de Christian se espera la extradición del Ruso Lohrmann. Sucedió el 21 de septiembre del 2003. El paradero del joven estudiante correntino es un misterio. El cabecilla de la banda de secuestradores permanece detenido en Portugal, aunque dijo tener deseos de cumplir su condena en la Argentina.
Se cumple hoy el aniversario del secuestro del estudiante correntino Christian Schaerer ocurrido en la primavera de 2003 en la puerta de su casa del barrio Las Tejas de la capital correntina. Tenía 21 años. Su familia pagó 277 mil dólares para su rescate, pero nunca apareció. Hubo condenados, sospechosos históricos, hombres como Rodolfo El Ruso Lohrmann y José Potrilllo Maidana, pero Christian nunca apareció, vivo o muerto. Su destino es un misterio.
A 17 años de la noticia que conmocionó a Corrientes, la única esperanza que tiene su madre Pompeya Gómez y toda su familia es que Lohrmann confiese y otorgue una pista a los investigadores.
A mediados de enero de este año El Ruso Lohrmann condenado por la Justicia de Portugal sorprendió con una requisitoria, donde pide terminar de cumplir su condena en la Argentina. Se lo considera como uno de los cabecillas de la banda que secuestró al joven correntino.
El pedido lo hizo mediante su abogado, el portugués Lopes Guerreiro. El Ruso se encuentra detenido en el Establecimiento Penitenciario de Monsanto, ubicado en las afueras de Lisboa.
Desde que se lo acusó de ser el cabecilla de la banda, Lohrmann quedó prófugo de la Justicia. Interpol lo buscó durante 13 años. Lo encontraron en febrero de 2017. Llevaba tres meses detenido en Lisboa, acusado de cinco robos a bancos.
Había ingresado bajo otra identidad. Tenía un pasaporte guatemalteco, a nombre de José Luis Guevara Martínez. Su cómplice era otro conocido de la Justicia argentina: el correntino oriundo de Paso de los Libres, José Potrillo Maidana, también con pedido de detención internacional por el caso Schaerer.
Según la versión de su abogado, Lohrmann estaba detenido en Bulgaria con prisión preventiva (es decir, sin llegar a juicio) cuando se fugó de la cárcel. “Todavía no se lo juzgó en Bulgaria”, explica. “En Portugal recibió una pena de 18 años y 10 meses. Como su situación en ese país está resuelta, el gobierno portugués solicitó en octubre el traslado al gobierno búlgaro. Pero no hubo respuesta. Por eso hacemos la solicitud de traslado definitivo para la Argentina, para que cumpla allí la condena de la Justicia portuguesa. Estamos a la espera de la concreción o rechazo del pedido”.
El año pasado el criminal respondió con una extensa misiva de 40 páginas escritas a mano a un cuestionario realizado por Nahuel Gallota, periodista de Clarín, quien logró enviarle una carta con las preguntas a través de su abogado portugués. Allí se refirió al caso Schaerer.
“De la acusación que me hacen del caso de Christian Schaerer no te puedo decir nada”, aseveró.
“Cuando vinieron a visitarme el juez federal, el fiscal y el fiscal general de la República, no declaré. Hablamos de la vida, de todo un poco, pero cuando me quisieron interrogar, dije que no iba a hablar. Me ofrecieron arreglos de todo tipo, protección y todo lo que ya conocés de la Ley del Arrepentido. Y una condena menor a la mitad de la que me correspondería si declaraba, pero me negué a hacerlo”, relató en su carta según publicó el medio porteño. Ya tiene en su poder la causa completa, sin embargo, pese a esa cautela inicial dio un macabro detalle: “Lo único que te digo es que a todo este lío lo armó un caño largo arrepentido que no aguantó la presión del zapato que le apretó el pie”. Agregó en tanto que “para limpiar su culo hizo condenar a 25 años a todo el mundo tirándole mierda a los demás. Contó mentiras y metió en la bolsa a mujeres, niños, abuelas, estudiantes”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close