Policiales

Cinco años del asesinato de Maxi Aquino: Emblema de la inseguridad

Hace cinco años era asesinado en un intento de robo el estudiante universitario Maximiliano Aquino. El joven sanroqueño se transformaría, lamentablemente, un hito en la historia criminal reciente de la provincia. Es un emblema de la inseguridad en Corrientes.
Fue ultimado de 14 puñaladas al defender a una acompañante de un robo. La justicia condenó al autor, pero no pudo dar con el cómplice.
Hace cinco años era asesinado el joven estudiante sanroqueño Maxi Rodrigo Aquino. A un lustro de aquella fría mañana de sábado, la Justicia dio por esclarecido el hecho con la condena a 22 años de José “Josele” Altamirano, aunque hasta la fecha no ha descubierto quién fue el cómplice del homicidio, el sujeto que conducía la motocicleta desde la cual abordaron a la víctima y a su acompañante, Melisa Arrúa, a las 6:18 en la calle Uruguay al 700, a menos de una cuadra de la residencia de la joven.
Escasos asesinatos conmovieron tanto a la opinión pública como el crimen de Aquino, de 21 años y oriundo de San Roque, quien cursaba el segundo año de la Carrera de Agronomía. Maxi -como le decían sus allegados- tenía pensado terminar sus estudios y volver a su pueblo para ayudar a su familia en la chacra, pero el destino decidió darle otro rumbo a su vida: lo convirtió en un emblema de la inseguridad. Maxi fue asesinado de 14 puñaladas al intentar evitar que los delincuentes se apoderen del celular de Arrúa, a quien acompañaba a su residencia luego de haber bailado y festejado en la peña universitaria del Club de Regatas.
La pesquisa policial fue veloz: en menos de 5 horas la Dirección de Investigación Criminal (ex Brigada) había capturado a Altamirano de 22 años, en el Puerto Italia (a cinco cuadras del crimen) cuando se encontraba en una canoa. También arrestaron a dos sospechosos más como supuestos acompañantes, pero ambos dieron coartadas y lograron zafar.
Josele sostuvo su inocencia y afirmó que fue obligado a confesar en un video. En octubre de 2016 el Tribunal Oral Penal Nº2 de Corrientes lo condenó a una pena de 22 años como autor material de homicidio simple ya que no se concretó el robo por el accionar de la víctima, que impidió la configuración del delito de homicidio “criminis causae” que prevé perpetua. El fallo condenatorio se apoyó en tres patas: la pesquisa policial, la prueba de ADN que determinó que en uno de los pantalones secuestrados en la casa de Altamirano había una mancha de sangre que correspondía a Aquino y el perfil del acusado: drogadicto con antecedentes policiales por arrebato.
A la fecha “Josele” cumple la pena en la Unidad Penal Nº1. Su última chance radica en una revisión por parte de la Corte Suprema.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close