Politica

Más de 100 trabajadores del transporte murieron por Covid-19 en Nueva York

Más de cien trabajadores del sistema de transporte de Nueva York murieron desde que el coronavirus arrasó la ciudad a mediados de marzo. Además unos 3.800 trabajadores ya contrajeron el virus. El sector más afectados son los que cumplen tareas en subtes y colectivos. Nueva York sigue teniendo una tasa de 136 muertos por cada cien mil habitantes, la mayor en todo Estados Unidos. Sin embargo el gobernador Andrew Cuomo confirmó que en las últimas 24 horas 226 personas perdieron la vida en el estado, la cifra más baja de los últimos cinco días. En todo el país hay 1,304,700 casos confirmados y 78,113 personas muertas.
Según la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) 109 de sus trabajadores murieron por causas relacionadas con el coronavirus. El 15 de marzo perdió la vida el primer trabajador y a partir de allí la compañía empezó a llevar las cuentas de los contagios. Casi 3.800 de sus empleados dieron positivo por la covid-19 por lo que miles de ellos se mantuvieron en cuarentena. El servicio de transporte en Nueva York se redujo en un 95 por ciento. Por primera vez en su historia el subte cerró de madrugada para desinfectar. Siguen en cuarentena casi 1.800 empleados, indicó una portavoz de la MTA. Más de 8.400 volvieron al trabajo.
Armando Romero, de 58 años, es un empleado del subte neoyorkino que contrajo el virus. Romero es encargado de mantenimiento electrónico. Tras un mes de lucha logró recuperarse pero varios miembros de su familia aún tienen la enfermedad. “Lo que más me preocupa es la incertidumbre, cuándo se va a acabar esto, cuánta gente más tiene que morir”, sostuvo el técnico. Sin embargo se considera afortunado ya que su trabajo no lo expone de manera directa al virus. Los que peor la están pasando en la ciudad son los conductores, tanto de subte como de colectivos. “Sin nosotros el sistema no puede funcionar, son muchos engranajes y si uno se rompe, todo el sistema se va a dañar”, sostuvo Romero.
A la mayoría de los trabajadores esta situación les recuerda lo ocurrido el 11 de septiembre. También allí muchos empleados de transporte perdieron la vida. “En un sentido legal, no se nos considera ‘primeros intervinientes de emergencias’. Pero realmente lo somos, y estamos sufriendo mucho como resultado de ello”, dijo Mario Galvet, técnico de mantenimiento de equipos electrónicos desde hace 32 años. Galvet es miembro ejecutivo del sindicato TWU Local 100 y representa a los técnicos de electrónica. Tiene entre sus responsabilidades mantener el sistema de radio de la MTA. “La exposición a la carga viral es tal que estamos muriendo como ninguna otra fuerza de trabajo”, señaló el técnico. Su sindicato logró que las autoridades compensen con medio millón de dólares a las familias de cada muerto por coronavirus en cumplimiento de su trabajo.
El número de nuevos contagios en Nueva York fue de 572, informó Cuomo, lo que supuso un descenso del ritmo diario de positivos. El gobernador también señaló que la tasa de infección entre los servicios de Emergencias y transporte público están por debajo de la media. Cuomo afirmó que los efectivos del Departamento de Bomberos y de ambulancias tenían una tasa de infección media del 17,1 por ciento, respecto al 19,9 por ciento del resto de la población. “Nos gustaría ver el 0 por ciento pero este porcentaje que tenemos sigue por debajo de la tasa de infección media para los neoyorquinos”, explicó. Aproximadamente el 12,2 por ciento de los trabajadores de la salud dieron positivo, según Cuomo, también por debajo de la media estatal. En total el estado registra 338.337 casos de la covid-19 y 26.558 muertos.
En cambio, en el sureño estado de Florida los casos confirmados de la covid-19 continúan en aumento, los mismo que el número de fallecidos por la enfermedad. Este sábado el total de infectados llegó a 40.001, en tanto que las personas que perdieron la vida ya son 1.715. En 24 horas, los nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2 sumaron 802 en Florida, y las muertes aumentaron en 46, según datos del Departamento de Salud estatal. Las residencias de ancianos son el punto crítico de contagio por la pandemia. Hasta el momento los pacientes y el personal de hogares de ancianos y centros de vida asistida contabilizaron cuatro de cada 10 muertes en el estado. En estos centros perdieron la vida 665 personas según los datos más recientes de la Secretaria de Salud de Florida.
A pesar de estos números, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, decidió que el próximo lunes reabra el condado de Palm Beach, uno de los tres más afectados por la pandemia. En tanto que Miami-Dade, condado con la mayor cantidad de casos y muertes (13.841 y 482), va a tener que esperar hasta el 18 de mayo. Hasta el momento Florida mantiene una baja tasa de contagios cada cien mil habitantes: tan sólo ocho.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close