Policiales

El Fiscal Roubineau vuelve a tomar la causa por el asesinato del preso

La causa por la muerte del joven José María “Kevin” Candia, asesinado durante la revuelta carcelaria del 21 de abril por la balas de la fuerza de seguridad, vuelven a manos del Fiscal Gustavo Roubineau, luego que por el mañoso turno judicial fue girado por un mes al Fiscal Raúl Pasetto, que por lo que se supo durante ese lapso, no tocó el expediente.
La madre de Candia, en declaraciones a la prensa radial, había criticado que “con todas las pruebas que existen en la causa, no existe ningún detenido”.
El expediente cambió de Fiscal a los pocos días que ocurrió el sangriento desenlace. El primero, Gustavo Roubineau llegó a la Unidad Penal 1 en medio de la revuelta, allí recabó una buena cantidad de datos en las horas posteriores al homicidio, y tenía una lectura preliminar de lo que pudo haber sucedido, pero por un cambio de turno dejó el expediente. El proceso cayó en manos del Fiscal Pasetto, quien a más de un mes del luctuoso episodio, nunca llamó a nadie a declarar.
Los familiares de Candía reclamaron celeridad en la investigación. La madre del reo asesinado apuntó contra la médica, la que sostuvo que Candia murió por heridas corto-punzantes, cuando en realidad le dieron muerte a través de balas de plomo. Todavía no pueden identificar al autor de los disparos mortales. No hay imputados, y aun se aguarda el peritaje balístico de Gendarmería.

MUERTO POR POBRE (audio)

La mamá del recluso de 22 años, quien cumplía una condenada de 6 años por robar un celular, aseguró que a su hijo lo mataron por su condición de pobre, porque no aportaba “para el negocio de la droga” dentro de la cárcel. “Yo he visto con mi propios ojos como se mueve la droga ahí adentro. No son los internos y no son los familiares que la llevan, son los mismos oficiales los que proveen la droga a los internos. Veíamos en la visita como la guardia les pasaban a los internos”, aseveró la mujer para sostener que “nadie se recupera ahí adentro”, en clara referencia a los adictos, entre ellos el joven Candia. “Nosotros tenemos que llevarle zapatillas de marca para venderle al mismo servicio penitenciario. Eso saben todos los familiares de los internos”, fustigó María Érica.
Hasta el momento los internos ni los agentes penitenciarios y aquellos policías que participaron de la acción represiva prestaron declaración en sede judicial.
La autopsia determinó que Candia recibió 2 disparos de bala de plomo y 7 balines de postas de goma, heridas que le ocasionaron la muerte. En julio debía quedar libertad condicional por haber cumplido los dos tercios de la condena impuesta por haberle robado un celular a una vecina. La damnificada pidió arreglar con el acusado, se aprobó una probation y devolución del dinero del aparato telefónico que terminó siendo cancelado en cuotas. El acuerdo fue rechazado por el juez y el fiscal porque el juicio había avanzado y no se podía retroceder. Finalmente fue sentenciado a 6 años de prisión, y a dos meses y medio de quedar libre, encontró la muerte dentro de la prisión.

Madre Preso (audio) haga click

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Close