Nacionales

Soldado voluntaria llamó a su novio en Corrientes porque había sido abusada

Cuatro hombres y una mujer, militares que cumplen tareas en los cuarteles del Ejército Argentino en la capital entrerriana fueron procesados por la Justicia Federal de Paraná. Los uniformados -un capitán, un mayor, un sargento, un cabo y una soldado voluntaria- están acusados por los delitos de Abuso sexual agravado por la condición de los procesados, y Exhibiciones Obscenas”, de la cuál fue víctima una joven soldado voluntaria que fue la que impulsó la investigación judicial. Había llamado a su novio que está en Corrientes para contarle que militares le habían abusado sexualmente.
La causa que se inició por hechos acontecidos entre octubre y noviembre de 2017, y avanzó con los recaudos legales, derecho de los acusados, acumulación de pruebas, declaraciones testimoniales, hasta finales de 2019, donde se dictó el formal procesamiento de los investigados por parte del juez federal de Paraná, Leandro Ríos.
Según los testimonios, en una noche de festejos, exceso de alcohol, hubo oficiales que intentaron mantener relaciones sexuales con la novata soldado, quien tuvo que soportar el ataque de sus jefes. En medio del terror, tuvo que ver cómo una compañera, complacía a sus superiores en la misma juntada, que a criterio de la Justicia, fue organizada para avanzar en un verdadero descontrol.
La víctima es una joven que tenía 19 años y ganas de ingresar al Ejército. Para ello debía superar el curso de formación física denominado Núcleo de Instrucción Básica (NIB). Llegado ese momento, se organizó en el cuartel el festejo de aprobación con los aspirantes ingresados. Según la acusación, previo a esto, la denunciante ya venía sufriendo insinuaciones de un cabo y de un sargento que tenían a cargo el grupo. Avanzado el encuentro nocturno, donde hubo bebidas alcohólicas y comida, en un determinado momento, la víctima fue “mandada” a las habitaciones, y es allí donde fue abordada por sus jefes.
Según consta en el procesamiento, la víctima fue brutalmente manoseada, ya que no permitió que le quitaran la ropa para mantener relaciones sexuales. Se la invitó por todos los medios a “que se acostara con los cuatro uniformados, para que no tuviera problemas en la carrera militar”.
La invitación y acción fue tan agresiva, que hasta una mujer que estaba en el grupo de captación de la víctima, para incentivarla, comenzó a mantener sexo con los hombres. La denunciante se escapó del lugar, llorando y angustiada pudo llamar por teléfono a su padre y a su novio -militar- que se encontraba en Corrientes.
Al existir el rechazo a participar de la “fiestita”, la víctima comenzó a ser violentada y agredida por sus jefes, quienes le indicaron que debía pedir la baja e irse del Ejército.
Si bien la causa se inició en la justicia provincial, se dispuso el envío a la Justicia Federal, habida cuenta que los hechos que se investigan, ocurrieron dentro de los cuarteles del Ejército. Es así que primeramente el fiscal Mario Silva, y luego Carlos García Escalada, apuntalaron las sospechas que terminaron con el pronunciamiento del juez federal Leandro Ríos, que dispuso el procesamiento de los acusados.

 

 

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Close