Destacadas

El interno murió producto del disparo de un policía (ampliado)

Las balas que dieron muerte a José María Candia de 22 años, salieron de un arma utilizada por las fuerzas de represión, aseguró el ministro de seguridad de la provincia, Juan José López Desimoni. Se modificó la primera información oficial que indicaba que Candia, condenado por robo agravado, falleció a consecuencia de un ataque de otros reclusos que le aplicaron un puntazo en la zona de la axila que le tocó el corazón.
El funcionario ahora sostuvo que el informe pericial detalla que el interno murió producto de un disparo en el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad y no por una reyerta entre presos.
Llama poderosamente la atención la hipótesis inicial lanzada por el gobierno en horas de la mañana sin haber tenido aún el resultado de las pericias médicas.
“Él estaba pagando por lo que hizo. Yo quiero que paguen por lo que hicieron”, exigió Erica Maura, madre de Candia, en diálogo con Radio Dos, hoy en horas de la mañana.
“No puedo determinar aún si a Candia lo mató los perdigones de balas de goma o de plomo. Eso se está investigando. Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”, aseguró el ministro de Seguridad en declaraciones a radio Sudamericana para puntualizar que “se investiga quién efectuó el disparo. Había agentes penitenciarios y policía. Se investiga además si había armas de fuego. La autopsia confirma que Candia murió por un disparo”.
“La muerte del interno no se ha producido por el enfrentamiento entre internos. Sino cuando la fuerza intentaba restablecer el orden. En ese momento habrían surgido los disparos. La autopsia marca la muerte por arma de fuego”. “Se sabe que la fuerza debe tener un uso racional para poder recuperar el Penal. Hay todo un protocolo que seguir en estas situaciones. Vamos a determinar quién hizo los disparos”, indicó López Desimoni.
Hasta donde pudo averiguar 1588, existía una “pica” entre un grupo de reclusos que jugaban al fútbol en el patio del presidio carcelero, con uno de los penitenciarios que disparó balas de goma cuando uno de ellos fue a buscar la pelota, que fue a parar a otro sector del lugar donde se desarrollaba el entretenimiento deportivo.
José María Candia, más conocido como “Kevin”, fue acusado del robo de un celular a una vecina. Pudo acceder a un juicio abreviado en el año 2017 donde se consideró su corta edad, su falta de antecedentes, la poca instrucción y su condición socio cultural y el tiempo que ya lleva privado de libertad nueve meses.
Se le impuso la realización de un tratamiento psicoterapéutico y ofreció como reparación económica a favor de la víctima, la suma de seis mil pesos que pago su madre en seis cuotas mensuales de mil pesos, atendiendo a las particulares del caso y su oficio de ladrillero . En 2018 se le revocó la Probation por faltar a algunas sesiones de tratamiento y sin otorgarle otra posibilidad, le impusieron el cumplimiento de la condena.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Close