DestacadasPoliciales

Vendida para novia de un amigo

La justicia federal de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, procesó con prisión preventiva a un hombre oriundo de Corrientes y otro de Concordia, por el delito de trata de persona agravado a una menor de 15 años que fue enviada bajo engaño desde la Concepción (Corrientes) para convivir con un mayor de edad. “Tenía que hacer de novia”, declaró la chica de 15 años que convivió cinco días con un hombre 21 años mayor que ella en Concordia. En su situación de vulnerabilidad extrema en todos los sentidos, vio una forma de supervivencia en la propuesta de un vecino en su pueblo de la provincia de Corrientes, quien la ofreció a su amigo entrerriano.
La adolescente fue enviada en un colectivo, con DNI ajeno, hacia Entre Ríos, donde el hombre le dio un lugar para vivir, pero también dormían en la misma habitación. Ahora la Justicia busca demostrar que la trata de persona no es solo comercial: la explotación sexual se consuma “con un fin claro de carácter personal, el cual se encontraba constituido por el acceso sexual a la víctima”, donde se aprovecharon de la pobreza extrema de una chica huérfana “a cambio de techo y comida”, se sostuvo en el procesamiento a los dos hombres.
El juez federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró, procesó a Carlos Benítez (36 años, de la localidad correntina de Concepción) y a Hugo Ramírez (tractorista de 36 años, de Estación Yuquerí, Concordia) por el delito de trata de persona agravado, y les dictó la prisión preventiva.
El caso fue conocido públicamente cuando la Policía Federal informó, el 1° de noviembre, del rescate de la menor durante un control vehicular en la autovía nacional Gervasio Artigas (Ruta Nacional N° 14), en Chajarí, donde advirtieron que la nena era trasladada por dos hombres en un remís, a quienes les habían pagado 9.500 pesos para regresarla desde Concordia hacia Concepción (Corrientes).
Unas horas antes, Ramírez había recibido un llamado de la Policía correntina porque los hermanos de la menor la estaban buscando, entonces, para evitar problemas, la envió de regreso. Cuando la víctima declaró, se supo cómo y para qué había sido llevada a vivir en la casa de Concordia, ubicada frente a la comisaría de Yuquerí.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close