Deportes

En la guerra, Paolo Guerrero

Paolo Guerrero, el nueve del Inter de Porto Alegre, logró lo que ni Riquelme pudo: la unidad en Boca. Todos quieren tenerlo en 2020. Vaya paradoja, el ídolo que pide la unidad es el que amplía la grieta. Una grieta que, por estos días, es cada vez más grande: ya no se discuten propuestas sino de quién es hincha cada candidato. Ésa es otra historia. Ésta, algo más pintoresca, sin dudas más simpática, tiene que ver con Boca y no tanto con Riquelme. La figura que une a todo el pueblo xeneize nunca se puso la azul y oro. Es más, si de curiosidades se trata, es referente de una selección cuya camiseta es idéntica a la de River y es goleador en un equipo que se viste de rojo y… blanco. Paolo Guerrero es capaz de lograr lo que no pudo ni el propio Román: que todos los aspirantes a presidente para las elecciones del 8D lo quieran como el 9 del equipo que irá en busca de la Séptima. El peruano no sólo es un goleador de Selección. Aquí y ahora el mejor jugador del Inter de Porto Alegre, con cuatro gritos los últimos tres partidos y 19 en el año. El delantero que hasta Alfaro lamentó no tener para contar con más jerarquía en el mano a mano contra River. Boca lo fue a buscar pero como ya había jugado la Copa, desistió de contratarlo. Ahora, Burdisso inició gestiones por si el oficialismo gana, Riquelme contó que habló con él (por si se impone Ameal) y hasta Beraldi, otro candidato al sillón de Angelici, dijo que es para Boca.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close