Opinión

La carta que jugó Alberto Fernández ante el FMI

El presidente electo Alberto Fernández adelantó que no quiere el saldo del megacrédito del FMI que recibió el gobierno de Mauricio Macri. Busca así eludir la urgencia de reflotar el acuerdo, que implicaría la presión del organismo para imponer reformas regresivas. Los fuertes vencimientos con el Fondo están concentrados en 2022 y 2023, por unos 45 mil millones de dólares.
Si ante un acreedor no se le muestra urgencia para conseguir más dinero, el deudor está un poco más aliviado en la negociación. Por lo menos, le retira una carta fuerte de la mesa al dueño del mazo.
Si ese acreedor concentra la mitad de su cartera crediticia en un solo deudor, y éste adelanta que no quiere más dólares de esa caja, la urgencia para que cumpla los compromisos queda del lado de la mesa de quien entregó el préstamo.
Ese acreedor es el FMI, que a la vez es privilegiado, y el deudor es Argentina, que no puede disponer el default de esa deuda ni pretender una quita de capital. En el mejor escenario, puede aspirar a que el repago de esa deuda no lo asfixie.
El FMI es un organismo multilateral y los accionistas son los 189 países miembros, siendo Estados Unidos su patrón con el 16,5 por ciento del capital. Se entiende entonces que no es viable declarar la cesación de pagos a todos los países, en especial a las potencias económicas. En caso de hacerlo, el país se convertiría en un paria financiero y comercial, sin posibilidad de tener vínculos con el resto del mundo.
Con todas esas condiciones, a favor y en contra, la carta que exhibió Alberto Fernández tiene la meta de ampliar un poco los estrechos márgenes de negociación.
El objetivo que se plantea es refinanciar los vencimientos del megacrédito entregado por el FMI al gobierno de Macri, que heredará y que aseguró que pagará, eludiendo condicionalidades del organismo.
Los desembolsos estuvieron concentrados en apenas 14 meses, para financiar la campaña electoral de Macri. Y los plazos de cancelación de ese préstamo están apretados en el 2022 y 2023.
En los dos primeros años del gobierno de Alberto Fernández no aparecen vencimientos relevantes con el FMI; en los dos siguientes suman casi 45 mil millones de dólares. Esta es la deuda que apunta a refinanciar, sin urgencia al no requerir más dólares, y sin que el FMI le exija las tradicionales reformas regresivas en materia laboral y previsional.
Esta carta fue lanzada por Alberto Fernández en la mesa de negociación, al tiempo que remarca la corresponsabilidad del FMI en la crisis que deja la economía macrista. Habrá que ver cuál es la carta que jugará el Fondo.

Por Alfredo Zaiat

Mostrar más

Artículos relacionados

Close