DestacadasPolitica

Garavano advirtió sobre la intervención a la Justicia

El último 3 de septiembre, dos semanas después de las PASO, no fue una fecha más para los miembros de la Corte Provincial, ese día recibieron la visita del Ministro de Justicia de la Nación Germán Garavano, quien les advirtió que el Justicialismo, que había ganado con contundencia la elecciones primarias, tenía intenciones de intervenir el Poder Judicial de Corrientes. Las causas: los carpetazos contra dirigentes del partido Justicialista local, como también las quejas en tribunales internacionales de Derechos Humanos por las aletargadas causas penales que soporta hace dos décadas Raúl Rolando Romero Feris, algunas de ellas con vicios procesales. La sorpresa de los integrantes del superior tribunal ante la observación de Garavano como la respuesta, fueron casi inmediatas. El que habita el noveno muy displicente al responder que eso “se puede solucionar”. Algo así como, muerto el perro se acabó la rabia. Olvido, cajoneo y listo.
Si bien pocas semanas atrás uno de los procesos contra el líder del nuevismo prescribió por inacción de la justicia, y se calmaron las aguas contra Víctor Cemborain, Gerardo Bassi ya tuvo un sobreseimiento y a Fabián Ríos nunca lo indagaron, puertas adentros del peronismo la idea de intervención madura día a día.
La prisión política más que judicial del ex concejal Ariel Pereyra (Goya) por estornudarle a Ricardo Colombi, y no por cobrar irregularmente un adicional por título que el propio Estado le líquido, sumado al encarcelamiento de los ex intendentes de Perugorría Angelina Lesieux y Jorge Corona, cuando en casos similares pero que involucraban a funcionarios radicales, caducaron las instancias (ejemplo González Nadal y Oscar Aguad), serían la punta del madejo que el PJ desataría en los dos próximos años, aunque otros aseguran que para abril o mayo (2020), un proyecto ingresaría al Congreso de la Nación para ir viendo cómo se mueven las piezas.
También se buscaría desempolvar las denuncias y procesos armados contra el otrora ex secretario privado de Arturo Colombi, el hoy abogado Diego Mosquera, que apuntaron directamente a desgastar a ese gobierno (radical) para dar paso a un segundo mandato de Ricardo Colombi. Casi en todos los casos Mosquera fue absuelto de culpa y cargo. Se quiere demostrar que la utilización del Poder Judicial como arma de acción política viene desde hace un tiempo, y que no solo salpicó al justicialismo.

HAY ARGUMENTOS

Otros ítems a utilizar, aquellas condenas que el Superior Tribunal corrigió y mandó a los Tribunales Orales a que se concrete un nuevo juicio. Por acuerdos políticos una de ellos que involucraban a Juan Carlos Palito Karsten, quien falleció en abril de este año, y a Graciela Borré (expediente información pública) que debía realizarse desde el 2011 (8 años atrás), jamás se ejecutaron nuevamente, pero otro que tenía como imputado a un sacerdote la volvieron a rehacer (Cura Pacheco) tras una absolución que en el segundo debate se convirtió en condena. Hubo queja de la iglesia por la mirada diferente y lentitud del Poder Judicial correntino cuando se trata de corrupción contra el Estado.
Hasta donde se pudo averiguar hay dos bandos en puja. Están los que no quieren arriesgarse, y los que dicen continuar con los carpetazos entendiendo que los Fernández no tienen todavía mayoría en el Parlamento nacional. Hay un fuerte tironeo. Uno de ellos se vivió recientemente cuando había orden de encarcelarlo al intendente de Mercedes Diego Caram cuando aún no se desarrolló el proceso. Caram actualmente está muy cerca del kirchnerismo que empezará a gobernar el país el próximo 10 de diciembre.
El tembladeral existe en los corrillos tribunalicios de la justicia correntina. Aun no se sabe, cuando se le dictará la sentencia.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close