DestacadasPolitica

Ariel Pereira, el preso político en “democracia”

El repudiable encarcelamiento del ex concejal Ariel Pereyra, quien empieza a ser considerado como el primer preso político del radicalismo en Corrientes, dejaría expuesto ante la mirada nacional, que el Poder Judicial local, obedece sin escalas a las altas cumbres de la administración ucerreísta.

El repudiable encarcelamiento del ex concejal Ariel Pereyra, quien empieza a ser considerado como el primer preso político del radicalismo en Corrientes, dejaría expuesto ante la mirada nacional, que el Poder Judicial local, obedece sin escalas a las altas cumbres de la administración ucerreísta.
Pereira, quien cometió el pecado de arremeter contra Ricardo Colombi en un reportaje en C5N, cuando lo ligó al narcotráfico, jamás pensó que por esa declaración ante la prensa, sufriría el pulgar abajo del tres veces mandatario provincial. La detención de Pereira deja en un rango de inescrupuloso al Poder Judicial de Corrientes. También pecó por investigar posibles casos de corrupción del actual intendente Ignacio Osella. Buscar la verdad le jugó en contra.
Una irregularidad administrativa por la errónea liquidación de sus haberes como concejal de Goya, donde le otorgaron un adicional por título, se transformó en una inexplicable causa penal, más aún cuando había otros 19 casos similares de otras personas, y sobre todo, porque Pereira nunca fue el responsable de confeccionar su recibo de sueldo. De última existía una culpabilidad compartida con el Estado, responsable de abonarle lo que no debía haberle pagado. El propio cuerpo deliberativo goyano dictaminó que no hubo nada raro, solamente un mala confección salarial. Pero diga lo que se diga, o se pruebe lo que se pruebe, debía ser encarcelado. Algo muy grave que supera los derechos humanos y las libertades de una persona en un país que se dice republicano. El mal cobro $4.500 se transformó en defraudación al Estado. Fue procesado por un juez puntero político de la UCR, y condenado por un Tribunal Oral, que increíblemente le dictó la prisión efectiva por dos años. Y lo más deplorable aún, que el máximo órgano judicial por unanimidad ratificó la sentencia. Los hombres nobles dejaron de serlo porque primó la vulgar obediencia debida, a quien se sintió agraviado. Asimismo, ante está evidente persecución el Frente de Todos-PJ, a quien pertenece Pereira calló vergonzosamente, como también se silenció el periodismo. Pereira es además trabajador de prensa en la segunda ciudad de la provincia, propietario de medios en esa localidad.
Su detención se produjo en la mañana del último viernes. Se lo condenó “por fraude a la administración pública con la modalidad de delito continuado, por el que fue juzgado y la supuesta justicia lo encontró culpable, por haber percibido un adicional, por un título universitario que no poseía”. Todo se subsanaba con la devolución del dinero.
Hasta anoche estaba detenido en la comisaria segunda de Goya, pero una versión indicaba que sería trasladado a la Unidad Penal 1 en una celda que se le estaría acondicionando. Nunca antes había sucedido algo similar desde el advenimiento de la democracia en Corrientes.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close