DestacadasPolitica

Defraudación en una Asociación Civil involucra a concejal electa de ECO

Una oculta defraudación con dineros públicos en una Asociación Civil de Ituzaingó (Productores Ganaderos), involucra directamente a concejal electa de la alianza oficialista (ECO) y al gerente del banco Corrientes en esa localidad

Una oculta defraudación con dineros públicos en una Asociación Civil de Ituzaingó (Productores Ganaderos), involucra directamente a concejal electa de la alianza oficialista (ECO) y al gerente del banco Corrientes en esa localidad. El gobernador Gustavo Valdés le otorgó en su momento (año 2018) a la institución presidida por Catalina Corrales, un aporte económico de un millón de pesos. El dinero sería destinado para la construcción de un salón de eventos. La obra se inició en enero de este año, aunque actualmente se encuentra paralizada.
Corrales, fue elegida como edil de la ciudad en las pasadas elecciones del 2 de junio, y es quien preside la ONG. En las últimas horas, quien fuera su tesorera le envió una carta documento a la Asociación Civil de Productores del Humedal Norte “El Pombero”, luego de verificarse la extracción de la millonaria suma cedida por la provincia, en noviembre del año pasado (27/11/2018). Aunque lo más insólito, es que fue devuelta meses después en tres cuotas. Dos en marzo de 2019 (el 18 $520.000 y el 21 $420.000) y la de $60.000 el último 23 de julio, con los que se completarían el millón extraído irregularmente por Corrales. Hasta donde se pudo averiguar, hubo una cierta complicidad de la autoridad bancaria. Las miradas apuntan al gerente de la sucursal en esa localidad, Augusto Demarchi. Para que la extracción suceda, se habría falsificado la rúbrica de quien fuera la tesorera: Graciela Natalia Pedelhez, una de las firmas autorizadas y necesarias para el movimiento de la cuenta bancaria de organización civil (uno de ellos, la de extraer efectivo).
Por el momento, algunas versiones indican que el Dinero habría sido operado por Eduardo Corrales, hermano de la concejal electa, quien atravesaba problemas económicos por la emisión de cheques sin fondos. Otros más avezados sostienen, que el millón, fue a parar a la “timba financiera”. Para tapar la irregularidad y frenar lo que se podría convertir en un escándalo político, intervino el propio intendente de Ituzaingó, Eduardo Burna, por pedido directo del gobernador Valdés. Por ahora, la justicia no intervino.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close