DestacadasProvincia

El cuentazo chino, financiado por el BanCo

En una maniobra que roza el fraude al erario público, los empresarios asiáticos que integran MURALLA CHINA, la sociedad anónima que adquirió el Frigorífico Tomás Arias, fueron beneficiados por dos créditos millonarios del Banco de Corrientes S.A.

En una maniobra que roza el fraude al erario público, los empresarios asiáticos que integran MURALLA CHINA, la sociedad anónima que adquirió el Frigorífico Tomás Arias, fueron beneficiados por dos créditos millonarios del Banco de Corrientes S.A. sin contar con antecedentes financieros para afrontar una línea de empréstito de tamaña envergadura. Y menos aún, desarrollar un negocio de exportación a gran escala de carnes argentinas.
Insolventes, audaces, aunque con una oscura cobertura del poder político de turno, los llamados empresarios chinos obtuvieron dos créditos de la entidad bancaria oficial. Uno por 12 millones de pesos y otro por la friolera de $60.000.000. Uno, contra hipoteca para comprar el predio con 42 hectáreas, y el otro sin garantías, para capital de Trabajo.
El dato: el terreno que rodeaba al Frigorífico Tomás Arias, estaba en manos del Banco. Algo que le otorgaba más sencillez a una operación, que si bien se advierte como legal, deja abierta la posibilidad a un inocultable tráfico de influencias.
El propietario (el Banco) vende el terreno, dándole un crédito al comprador (los chinos) por el total del precio. Y los chinos ponen de garantía el terreno que le compraron al Banco con el empréstito, que la propia entidad del Dorado les otorgó. Operatoria redonda.
El mayor accionista del BanCO es el Estado de Corrientes, quien administra los recursos de la provincia que pertenecen a sus ciudadanos. Sencillamente fueron los correntinos quienes financiaron a los chinos la compra del Frigorífico para que concreten sus negocios millonarios.
La realidad, es que los chinos no tenían ni cinco. Su particularidad era simplemente, la de ser chinos, en un mundo que observa anonadado al gigante asiático por darle batalla comercial al mismísimo Estados Unidos. Y qué mejor que conseguir un lote de comerciantes de autoservicios, para concretar el gran cuento Chino. El gran detalle, lograron contactos cruzando el océano, total todo queda entre chinos, los que fueron aprovechados por una embajada del gobierno de Corrientes en misión comercial, encabezada por el propio mandatario Gustavo Valdés.

AQUEL INFORME

Semanas atrás un informe de Canal 9 de Resistencia que se hizo viral por las redes sociales, colocó más condimento a las anteriores publicaciones de 1588: los empresarios asiáticos que integran MURALLA CHINA, la sociedad anónima que adquirió en millones de dólares el Frigorífico Tomás Arias, no tenían antecedentes financieros. Y lo que es peor aún, uno de ellos, es beneficiario de la Asignación universal por hijo (AUH), mientras que otro, es un deudor moroso de increíblemente $7.000, como lo señala un informe del propio Banco Central de la República Argentina (BCRA).
Jiawei Zhuang de 44 años, radicado en Alberti 2028 en Ituzaingó (Buenos Aires), es quien aparece como vicepresidente de la emprendedora firma cárnica. Desde el 19 de febrero de este año, ocho días después de rubricar el acuerdo marco con el gobernador Gustavo Valdés, fue habilitado para cobrar la AUH en el Banco Industrial.
Jiawei, declaró ingresos no mayores a los 20.443 pesos mensuales, siendo para la AFIP, un monotributista de categoría baja.
Yi Zhuang, un joven de 32 años, soltero con domicilio en la calle Artigas 680 de Ituzaingó (Buenos Aires), es quien se presenta como presidente de MURALLA CHINA S.A. Está calificado por el Banco Central de la República Argentina, en categoría 4, la de insolvencia e incobrabilidad, por una deuda de 7 mil pesos al sistema financiero. Al momento de firmar los contratos y convenios con el gobierno radical de Valdés, Yi Zhuang le debía 2.000 pesos al Banco Santander Rio y 5.000 pesos al COMAFI, caratulado como un contribuyente que no puede pagar una cuota mensual de $285. Está inscripto en la AFIP como autónomo, y solo acredita ingresos de hasta $27564 cada 30 días.
En ninguno de los dos casos, se observaba algún respaldo económico serio para desembolsar millones de la moneda americana para comprarle al grupo Velar el Tomás Arias, hasta que se supo que el propio Banco de Corrientes, el que les otorgó el dinero. Era imposible que con una reconocida insolvencia adquieran algo que vale cientos de miles de dólares, y más aún, cuando todos apretados terminaron durmiendo en un departamento de Manuel Sussini, el principal operador de la tremenda inversión.

EL VERSO

El convenio para reactivar el Tomás Arias fue firmado el 11 de febrero de 2019, conocido como Acuerdo Marco. Los chinos constituyeron un consorcio dentro de un contrato social que tiene vigencia desde el 21 de diciembre de 2018, es decir, siete semanas antes del cierre de las negociaciones con el Estado correntino. Según el anuncio gubernamental “los capitalistas chinos” invertirían unos U$D10.000.000 para poner en marcha la firma que faenaría 350 cabezas de ganado diariamente y daría trabajo a 150 operarios de forma directa y a otros 400 indirectamente.

PARA RECORDAR

Manuel Sussini, ex legislador de la provincia, quien supo tener sobresaltos económicos como ganadero quebrando su producción y liquidando sus campos en el Departamento de Santo Tomé, fue el responsable de las gestiones para la firma de la escritura N°406 que dio nacimiento a la compañía frigorífica MURALA CHINA S.A.. Sussini también se mostró como consejero del gobierno radical, hasta entregando una tarjeta oficial con la que se presentaba para concretar negocios. Una función que admitía en sus cuentas de redes sociales. Cargo que se cree al que habría renunciado para convertirse en el CEO -Chief Executive Officer, nada más ni nada menos que el director ejecutivo de la chinesca sociedad. En su momento el santotomeño fue investigado por la Justicia Federal por lavado de activos, al tener una buena suma de dólares (119.690) en la afamada cueva financiera Pyramis ya disuelta, perteneciente al Grupo Boschetti, unos de los escándalos judiciales más resonantes de la última década.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close