DestacadasPolitica

El peronismo ganó Santa Fe en una elección histórica

Perotti superó a Bonfatti. La unidad total del peronismo fue clave en la victoria tras 12 años de gobiernos socialistas.

En una elección histórica, Omar Perotti quebró una seguidilla de tres elecciones seguidas (Hermes Binner, el propio Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz) ganadas por el socialismo en Santa Fe, por 42% a 37%. La victoria en Santa Fe marca una seguidilla de triunfos justicialistas que le devolvieron al peronismo la mística ganadora, esa que empuja a los indecisos a votar al que tiene más chances de salir victorioso.
Al Centro Cultural Atlas, base del peronismo en Rosario, iban llegando los candidatos que eran recibidos con una ovación, como estrellas de rock. El clima era de fervor entre los dirigentes y los militantes. Todos se abrazaban. La gente bailaba y entonaba cánticos, como “borombonbón, borombonbón, Omar Perotti gobernador”, la marcha peronista y el clásico “vamos a volver”. Cuando sobre las 22 Bonfatti salió a reconocer la derrota y a los pocos minutos subieron Roberto Sukerman y los candidatos a concejal Eduardo Toniolli y a senador Marcelo Lewandoski, el lugar explotó. Hacía un par de horas que los asesores del Frente Progresista ya no respondían el teléfono a los periodistas y se olía una victoria de Perotti.
Afuera, una muchedumbre peronista cortó la calle y llevó los festejos a la vía pública. Fue una postal curiosa ver a la juventud kirchnerista alentando el nombre del actual senador, a quien cuestionaban hasta hace pocos meses: toda una muestra del serio proceso de unidad que encaró el peronismo santafesino. La ingeniería construida por el jefe de bloque en Diputados Agustín Rossi en el Instituto Patria logró que todos, desde Unidad Ciudadana hasta Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita y el Frente Renovador tiraran para el mismo lado.
En su discurso, Lewandoski recordó el nombre de María Eugenia Bielsa, que siguió el recuento desde su casa, pero se puso la campaña al hombro luego de perder la interna con Perotti. Los 40 puntos que sacó el candidato de Juntos acompañado de la exjueza Alejandra Rodenas muestra que el grueso de los apoyos de Bielsa se quedaron en el peronismo.
No es fácil ganarle por cuatro puntos a un oficialismo, con todo el aparato del Estado a su disposición, y que para colmo se venía imponiendo en casi todas las provincias como regla general. Haber provincializado la campaña para no espantar votos moderados también fue quizás un acierto. En Rosario, al menos, los que se subieron al escenario apoyaron fuertemente a la fórmula Fernández-Fernández, pero Perotti evitó pronunciarse al respecto durante meses. Otra clave del resultado es que Corral pudo sostener el grueso de sus votos (sacó 18% contra 20% de las PASO), por lo que no hubo “voto útil” antiperonista que haya pasado de Cambiemos a Bonfatti, que era la apuesta del oficialismo.
En tanto, Miguel Lifschitz ganó en Diputados, por lo que el Frente Progresista tendrá mayoría en la Cámara baja. En Santa Fe, el ganador se lleva 28 de los 50 diputados provinciales, y los otros 22 se reparten entre el resto de las fuerzas según el complicado sistema D’Hont. Perotti deberá gobernar con minoría en Diputados y mayoría en Senadores. Tendrá que tejer alianzas para poder hacer funcionar la Legislatura. A partir del 10 de diciembre se reconfigurará totalmente el modo de hacer política en Santa Fe. La derrota socialista marca cabalmente el final de una etapa. Este domingo por la noche hasta en el bunker de Cambiemos había dirigentes festejando por lo bajo el ocaso del partido de la rosa.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close