Diario 1588

Aquí comienza la historia

Politica

IOSCOR prestamista y financista de los Castro

Martes, 12 febrero 2019

IOSCOR, la Obra Social de los empleados públicos que mutó a entidad crediticia de sus propios prestadores y proveedores. El imperio de la comercialización de fármacos más poderoso de la región, terminó siendo financiado por la entidad de calle San Juan 1060. JUFEC S.A. la sociedad anónima liderada por Juan Castro, dueña de la inalcanzable RED FARMAR, recibió a principios de 2018, ya en el gobierno de Gustavo Adolfo Valdés, la suma de 24 millones de pesos, insólitamente, para stock de medicamentos que posteriormente se los vendería al propio Estado provincial, que le ofició de prestamista. Increíble pero real. Un negocio redondo, más cuando la devolución del dinero, sería en 10 cuotas de $2.400.000 cada una, en un monto fijo y sin intereses, en un año donde la inflación rozó el 50% y las tasas volaron por el cielo. ¿Acuerdo espurio?, ¿retornos ocultos? Son algunos de los interrogantes que surgen ante lo que se interpreta como la facilitación de recursos obtenidos de los agentes estatales por descuentos salariales, girados a manos de un poderoso grupo empresarial, al que justamente, fondos no le hace falta.
Todo al menos aparece como irregular. El EXPEDIENTE del acuerdo: 880-0968/18.
El IOSCOR se encuentra intervenido hace más de 25 años. Desde la llegada al poder del radicalismo en diciembre de 2001, una misma persona controla su destino: Raúl Esquercia. Ni la pelea entre los primos Colombi, ni la llegada del ituzaingueño Valdés, lograrían que alguien osara removerlo del cargo. Esquercia, quien tiene no pocas denuncias penales, sabe mucho, demasiado, tanto que su labor en la obra social correntina parecer ser eterna.
Al grupo Castro en Corrientes nadie le hace mella. Dos mega causas que culminaron, una por prescripción (estafa millonaria al PAMI) y otra en una dudosa falta de mérito (remedios truchos) con quejas de la Gendarmería por órdenes de allanamientos tardías, siempre terminaron en el Juzgado Federal en manos de un igual juez, Carlos Soto Dávila.
Hace poco más de tres años atrás la sociedad entre los Castro se dividió. Hoy el mayor de ellos Alberto, tiene otra marca, FARMALIFE, como también los supermercados SUPERMAX y organizaciones se Seguros. Aunque separados, ambos hermanos se las ingeniaron, dinero de por medio, para impedir el arribo de FARMACITY a Corrientes. Los dos tienen negocios con el gobierno radical desde hace dos décadas. Tanto que hasta el IOSCOR se atrevió a financiarle lo que ellos mismos después les venderían.