Judiciales

Soto Dávila aseguró ser inocente y acusó a los Fiscales Federales

El juez federal Carlos Soto Dávila ratificó su inocencia y atacó a los fiscales federales de Corrientes por las acusaciones de narcotráfico que pesan sobre su ya castigada figura. Ayer se presentó en los Tribunales de Comodoro Py junto con su abogado, Gonzalo Díaz Cantón, y entregó un escrito de 48 páginas.
El texto arranca con una contraofensiva. “Me someto en principio en un todo a despejar cualquier duda que con malicia pretenden achacarme los fiscales de mi jurisdicción”, sostiene en referencia a los fiscales federales Flavio Ferrini y Carlos Schaefer. “Soy completamente inocente”, insistió.
Estas más de cuarenta fojas, serán su defensa en indagatoria ante el Juez federal Sergio Torres, quien impulsó el llamado Operativo Sapucay.
Luego de ser acusado -con pedido de detención incluido- de beneficiar a narcotraficantes a cambio de coimas, Soto Dávila de 70 años, comenzó en las últimas horas su contraataque. En el escrito que fue difundido por Clarín, el magistrado correntino sostiene que “me someto en principio en un todo a despejar cualquier duda que con malicia pretenden achacarme los fiscales de mi jurisdicción, que junto con el crimen organizado, al que siempre juzgue como es debido, formulan esta falsa denuncia para mejorar su situación”. Siempre apuntando a los fiscales federales Flavio Ferrini y Carlos Schaefer.
En cuanto a su defensa más técnica, Gonzalo Díaz Cantón incluyó en el escrito, una contestación del juez a los 10 casos de “dádivas” que se le imputan. Estos casos apuntan a sostener que desde el juzgado de Soto Dávila existía un sistema sistemático de cobros de dinero para beneficiar a narcos que el mismo juzgado detenía. Fue en base a esta acusación -fundamentada en una investigación que ya tiene a 89 personas elevadas a juicio entre narcos, ex intendentes, policías, gendarmes y prefectos- que el martes de la semana pasada estalló el escándalo judicial. Ese día, por orden del juez Torres, fueron detenidos los secretarios del juzgado Federico Grau y Pablo Molina, más cinco abogados.
En cuanto a Soto Dávila, Torres hizo un pedido formal al Consejo de la Magistratura para que se inicie un jury de enjuiciamiento contra su colega, proceso que ya comenzó.

LA SOLICITADA

“Jamás en mi larga trayectoria como juez exigí ni hice exigir un solo peso de prebenda alguna de ningún imputado sometido a mi juzgamiento”, sostiene Soto Dávila y habla de su vida austera: “La casa donde vivo la compré antes de ser juez, mi auto es un Volkswagen Vento del año 2015 y mi mujer tiene un Suzuki Swift del año 2008. Mi único lujo son dos bicicletas ya que es mi pasatiempo y mi deporte mediante el cual manejo por la ciudad donde vivo y todos me conocen”, expresó en una solicitada en un diario local el último domingo.

No creer en los arrepentidos

“Si algún político quiere poner a su alfil en mi cargo, si no soy funcional a los narcos o a algún poder organizado enquistado en mi querido país, le solicito (no como un par) sino como un simple ciudadano que no se deje utilizar y honre su investidura como hombre de bien que entiendo que lo es”, agregó Soto Dávila, esta vez haciendo directa invocación al juez que ordenó su detención. A Torres también le recomendó no creer en los “arrepentidos”. “Sepa que si permite que esta barbaridad se lleve a cabo, algún día (y más que pronto) van a tocar la puerta de muchos jueces más, y por qué no la suya”, advirtió.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close