Locales

El Festival del “Curro” Solidario

Un festival a beneficio de la Cooperadora del “Hospital Escuela Somos Todos”, que para muchos, no fue tan solidario como se anunció. Ocurrió el último viernes 7 de diciembre en el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola. Allí confluyeron afamados músicos convocados por la Fundación (Ernesto Montiel) Cuarteto Santa Ana, bajo la producción de Saúl Martínez, a brindarle apoyo a una acción tan loable como la de generar recursos para el nosocomio estatal más emblemático de Corrientes. Sin embargo, aquellos considerados de grandes artistas no actuaron, ni cantaron, ni tocaron sus instrumentos, gratis. Todos cobraron. Aunque hubo un reconocido conjunto que no quiso presentarse en las tablas, porque el cachet que le ofrecieron era igual a la de otro conocido. El dato: Los Alonsitos no querían percibir lo mismo que cobrarían los de Imaguaré, y se bajaron del evento, aunque la PROMO del espectáculo fuera anunciaba la presencia de la banda liderada por el actual diputado provincial de ECO-Cambiemos, Ariel Báez. En su lugar lo trajeron de urgencia a Mario Bofill, quien ya está más cerca del retiro como lo señalara pocas semanas atrás. Pero había que salvar el Festival impulsado por el Grupo Gómez Danuzzo, propietario de LT7 y Canal 13, y la figura del loretano equilibró la balanza.
El Gobierno de Gustavo Valdés desembolsó alrededor de 700 mil pesos, destinados a costear los honorarios de los músicos, como el sonido y la iluminación del Festival, que no vendió más de 3500 entradas a un valor de 100 pesos cada una. Insólitamente la recaudación sería la mitad del aporte oficial. Hasta un pequeño de la escuela primaria diría, que era preferible que el Estado provincial le ceda directamente el monto del subsidio a la Cooperadora del Hospital Escuela, que organizar lo que finalmente aparecería como un verdadero “curro solidario”. Tanto que el Cocomarola no estaba en condiciones de albergar gente, porque se encuentra en etapa refacción, y sin ni siquiera, baños habilitados. Se tuvo que pagar el servicio de Químicos, como otro gasto extra. La presión mediática fue muy fuerte.
Al igual que los Alonsitos, también se bajaron Coquimarola como Gabriel Cocomarola, siempre por problemas de cachet. Los conjuntos no tan conocidos y sin la fama de los más grandes, tocaron a beneficio sin cobrar un solo peso, como estaba planteado desde un inicio y con un espíritu noble de colaboración, que no sucedió. Los de Imaguaré, el Bocha Sheridan, y el Conjunto dueño de la Fundación, Juan y Ernestito Montiel, cobraron los honorarios más altos. No para pocos, la producción le “caminó” a la Cooperadora del Hospital Escuela General San Martín, la que desde hace años realiza una acción destacada para ayudar en la atención del Centro de Salud más importante de la provincia.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close