Deportes

Una historia de esfuerzo

El olímpico que el Río Paraná le regaló a los correntinos. A los 15 años compitió y salió campeón nacional mientras usaba un par de zapatillas rotas. Ahora, con 17, fue el único correntino que participó de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Se midió con los mejores y cumplió, a base de sacrificios personales y pura voluntad, uno de sus más grandes sueños. Con casi nada, humilde y agradecido de su familia, se convirtió en el mejor ejemplo que nunca hay que bajar los brazos. Es lunes y son un poco más de las nueve de la mañana. En una casita, casi al fondo de uno de los pasillos del barrio Río Paraná, “Yoni” prepara el batido de proteínas y vitaminas que será su desayuno (a veces, cuando hay, es un yogurt, y a veces una fruta). Rosa, su mamá, conversa con él mientras pone en un taper el atún y los huevos que serán el almuerzo de su hijo. Al rato se despiden: “Chau ma, cuidate”, “Te quiero mucho hijo”. Regresará a la noche como casi todos los días, y ella lo estará esperando como siempre. A Jonathan Martín Leyes se lo conoció hace dos años, porque a los 15 se consagró por segunda vez Campeón Nacional de Levantamiento Olímpico de Pesas. Lo hizo compitiendo con un par de zapatillas rotas. Rotas por el uso, porque eran las únicas que tenía y porque su mamá, con todo el dolor del mundo, no podía comprarle otras.

Noelia Irene Barrios

Mostrar más

Artículos relacionados

Close