Diario 1588

Aquí comienza la historia

Nacionales

FMI aprobó el acuerdo argentino

Viernes, 26 octubre 2018

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó en Washington el renovado acuerdo Stand by que otorgará 57.000 millones de dólares para la Argentina –el mayor programa en la historia del organismo, y en pocos días comenzarán a liberarse los desembolsos a nuestro país. Los directores de los países miembros del organismo se reunieron a partir de las 10.30 de la mañana para tratar el acuerdo, cuyo trazo grueso fue presentado hace un mes en el consulado argentino en Nueva York, en una conferencia conjunta entre el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde. Es una revisión del compromiso alcanzado en junio que no alcanzó a frenar las turbulencias financieras. En un comunicado, el FMI confirmó el aval del board y señaló que “la conclusión de la revisión permite a las autoridades obtener aproximadamente US$5.700 millones (DEG 4.100 millones), lo que eleva los desembolsos totales desde junio hasta aproximadamente US$20.400 millones (DEG 14.710 millones). El Directorio Ejecutivo también aprobó una ampliación del Acuerdo Stand-By que incrementa el acceso hasta aproximadamente US$56.300 millones (equivalente a DEG 40.710 millones o 1,277 por ciento de la cuota). Las autoridades han solicitado usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario”. Si bien el programa tenía el beneplácito público de Lagarde y varios Gobiernos, se precisaba el aval formal del board para que entrara en vigencia. El acuerdo revisado contempla préstamos por un total de 57.000 millones de dólares y se aumentan significativamente los desembolsos previstos para lo que resta del 2018 y para el 2019, un año electoral. En pocos días podrán ingresar unos 5700 y otro tanto en diciembre. El Directorio Ejecutivo está conformado por 24 representantes de todos los países miembros (algunos directores representan a un grupo de naciones), pero pesan más los votos de las economías más poderosas, que son las que aportan más dinero al organismo, entre ellas Estados Unidos, Japón, China, Alemania, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia. El board analizó el informe elaborado por el equipo de técnicos del FMI, encabezado por Roberto Cardarelli, que fue quien negoció los detalles del programa propuesto por el Gobierno argentino. En líneas generales, la administración de Mauricio Macri se compromete a déficit cero el año próximo, un superávit de 1% en 2020 y abandona definitivamente el sistema de metas de inflación, que había defendido desde el Banco Central Federico Sturzenegger y había desactivado, aunque sin admitirlo, el renunciante Luis Caputo. Con Guido Sandleris al frente del BCRA, ahora utilizarán el método de los “agregados monetarios”, con una banda de flotación para el dólar de entre 34 y 44 pesos. El dinero no llegará directamente a nuestro país, sino a través de un sistema que es habitual en estos casos y que incluye movimientos bancarios en la ciudad suiza de Basilea. Para movilizar el préstamo, el organismo utiliza generalmente el Bank for International Settlements (conocido como BiS), que es una institución internacional que funciona como si fuera un banco de los bancos centrales de todos los países miembros del FMI. De allí va a la Argentina. El trámite suele demorar solo un par de días hábiles. Los desembolsos del FMI ingresarán para “apoyo presupuestario” y ya no serán “precautorios” como en el acuerdo original de junio, lo que quiere decir que ingresarán al país siempre y cuando se vayan cumpliendo con las metas reveladas en la carta de intención. El FMI irá supervisando los avances y para seguir la situación más de cerca designó a Trevor Alleyne como su representante en Buenos Aires. El economista jamaiquino se haría cargo en noviembre y el Fondo abriría entonces una oficina en la capital argentina.