Judiciales

Condenaron a un falso cura por narcotráfico

Justicia Federal
Condenaron a un falso
cura por narcotráfico

Un hombre que hace tres años fue atrapado disfrazado de cura para traficar más de 46 kilos de marihuana en un auto, fue condenado a 4 años y medio de prisión.
Eduardo García está casado y tiene 32 años de edad. Nació en la provincia de Misiones y su segundo nombre es Yoni. El 27 de julio de 2015 viajaba en el asiento del acompañante de un Renault Logan a su nombre por la Ruta Nacional 14 hasta que a la altura de la localidad de Tapebicuá, en un control de Gendarmería tuvo que pedir al conductor que pare.
Los gendarmes lo saludaron con un “buen día padre”, sin saber que la ropa de sacerdote que llevaba era un disfraz. Le requirieron que abra el baúl y mientras revisaban una caja con biblias, les llamó la atención que el automóvil, que estaba en buen estado, tenía marcas de soldadura en la parte interior. Les pidieron que abran las puertas traseras, pero se negaron aunque accedieron ante la insistencia de los uniformados, que comprobaron que las ventanillas solo bajaban hasta la mitad y que había partes adheridas con pegamento. Con su el falso sacerdote en la banquina junto a los gendarmes, el conductor arrancó y anduvo un kilómetro a toda velocidad. Pero lo alcanzaron. En la nueva requisa se excusó diciendo que se les habían caído discos por las ventanas razón por la cual no bajaban del todo. No le creyeron y en el escuadrón de Paso de los Libres se dieron cuenta que los religiosos no eran pastores y que en los doble fondo tenían más de 46 kilos de marihuana. Había 19 ladrillos de marihuana prensada en la puerta del acompañante, 22 en la puerta trasera del lado derecho, 18 en la puerta trasera izquierda y once en la puerta del conductor. Según los peritos, con esa cantidad se podrían armar más de 83.000 “porros”.

EL PADRE SE FUGÓ

Ayer los jueces Lucrecia Rojas, Víctor Alonso y Fermín Ceroleni, condenaron a García a 4 años y seis meses de prisión y a una multa de $1000. Quien conducía el automóvil es el padre del falso sacerdote condenado. Se llama Gerardo, pero en el transcurso de la investigación logró que en primera instancia la justicia federal lo excarcele. Finalmente no se supo nada más de él. Tiene un pedido de captura para someterlo a juicio como el responsable de la carga.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close