Provincia

La justicia militante mantiene la estrategia de cazar a los opositores

El turno de Bassi

La justicia militante mantiene la
estrategia de cazar a los opositores

La justicia radical se apresta en 2018 a regar de expedientes penales contra las figuras más importantes de la oposición. En marzo de este año, 1588 había adelantado la estrategia diseñada por el ex gobernador Ricardo Colombi de salir a la caza de los exponentes más potables del arco opositor que inquietan a un oficialismo en decadencia. Desde días atrás el juez militante, Darío Ortíz, titular del Instrucción y Correccional N°3 de Goya, citó a indagatoria al ex intendente de esa localidad, Gerardo Bassi (del peronismo), como a un lote de ex funcionarios municipales y ex concejales de la segunda ciudad de la provincia (entre el 11 y el 21 de mayo). La idea es muy clara: el procesamiento. En contrapartida, ninguna denuncia periodística o de ciudadanos comunes que apunten a escarbar sobre posibles actos de corrupción del gobierno ucerreísta, pueden ser evaluadas por los representantes del ministerio público, y menos aún de oficio. No pocos fiscales reconocieron entre bambalinas, que tienen orden irrestricta desde el noveno piso (edificio de 9 de julio y San Juan) de no meter sus narices, porque serían puntos en contra a la hora de buscar ascensos dentro del Poder Judicial. Los chicos malos, finalmente deben portarse bien.
El caso de Ortíz ya supera todos los límites más visibles de dependencia el poder político. El otrora director de Transporte de la provincia, quien dejó este cargo para inmediatamente convertirse en magistrado penal, fue ex jefe de personal y ex abogado personal del actual jefe comunal goyano, Ignacio Osella, a quien defendió en varias causas. Ortíz, es afiliado y militante radical en las ertulias políticas, en las horas que deja su toga de juez. Unas muestras gráficas a la que tuvo acceso 1588, recuerdan su fuerte trabajo proselitista al lado Osella, antes que un amañado Consejo de la Magistratura, controlado por el oficialismo gobernante, lo nomine para dictar justicia “independiente”.

CAIDA LIBRE

La administración radical en el gobierno de Corrientes y en los distintos municipios del interior de la provincia, transitan su peor momento político, todas de la encuestas le dan al oficialismo y sus aliados, la peor imagen de las últimas dos décadas. Los correntinos que compraron aquello de Nación-Provincia y municipio, muletilla de alineamiento histórico utilizada por la alianza ECO-Cambiemos durante la campaña electoral para sumar votos, se sienten sumamente defraudados, y la figura de Redentor de Mauricio Macri, les estaría llevando puesto a todos a callejón sin salida. No obstante, todavía esperan por el milagro del FMI.
Mientras tanto aplicar la cacería judicial, podría en un futuro menguar las chances de sus contrincantes, algunos en franco crecimiento. A principios de marzo, el Fiscal Andrés Casarrubia (otro militante) imputó al ex intendente de Mercedes, Víctor Cemborain, por una supuesta administración fraudulenta durante su gestión. El requerimiento y la citación a indagatoria se produjeron en pocas horas, a una velocidad supersónica. Cemborain amplio la franja de su partido municipal Cambio Solidario, a una fuerza de territorio provincial.
Y ahora le tocó el turno a Bassi pasar por los tribunales, y se espera el carpetazo sobre Fabián Ríos, que algunos aseguran será después del mundial de Rusia. Por ahora el objetivo diseñado por Ricardo Colombi de arrinconar judicialmente a sus opositores se mantiene firme y sin demasiadas pausas.

Mostrar más

Artículos relacionados

Close